El Labial… una herramienta muy femenina y milenaria

0
493

Se sabe que se viene utilizando desde hace unos 5000 años en la antigua Mesopotamia, cuando joyas semi-preciosas eran trituradas y aplicadas a los labios y ocasionalmente alrededor de los ojos. Las mujeres en el antiguo Valle del Indo aplicaban el labial a sus labios para decorar su cara.  Cleopatra tuvo su labial hecho de escarabajos carmín triturados, tenían un pigmento rojo profundo. Los pintalabios con efectos brillosos fueron hechos inicialmente usando una sustancia iridiscente encontrada en las escamas de peces.

Los pintalabios empezaron a ganar popularidad en el siglo XVI, durante el reinado de la reina Isabel I, quien puso de moda los rostros pálidos y los labios intensamente rojos. En ese entonces, los lápices labiales eran hechos con una mezcla de cera de abejas y pigmentos rojos de las plantas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el uso del lápiz labial se masificó gracias a su uso en la industria del cine.

Tal como la mayoría de los productos de maquillaje, el lápiz labial es utilizado por mujeres, generalmente, al llegar a la adolescencia o la adultez, aunque a algunas niñas también se les han brindado lápices labiales con algunos colores, brillos, sabores y esencias en forma de hidratantes y bálsamos labiales.

A la hora de elegir un labial, es importante tener en cuenta el color de nuestra piel, siendo unos tonos más favorecedores que otros.

Para las pieles claras, hay una amplia gama “de colores que te favorecerán siendo los rojizos con tonalidades frías los que mejor te irán. Por ello los rosados, frambuesa o fucsias te sentarán genial…Si el tono de tu piel es medio, ni muy bronceado ni muy pálido podrás jugar con un amplio abanico de tonalidades e intensidades. Desde los más oscuros a los más claros serán favorecedores y para pieles bronceadas, los tonos cálidos como melocotón o tierra serán los que mejor sienten a tu rostro” señala diariofemenino.com.

banner-conquista

Una gran gama

Podemos encontrar una amplia variedad de texturas, dependiendo del efecto que queramos causar elegiremos una u otra.

“Si queremos lucir unos labios más sobrios y con una cobertura máxima los pintalabios mate serán los adecuados. Su principal ventaja es que aportan larga duración pero a su vez, al ser completamente secos, al cabo del tiempo pueden agrietarse y generar un efecto poco estético” indica diariofemenino.com.

Los labiales cremosos, son los más utilizados ya que ofrecen mayor hidratación y un acabado suave. Con un efecto más brillante, son menos duraderos que la alternativa anterior.

Las barras de labios líquidas, son de textura gelatinosa y proporcionan gran luminosidad. Su principal desventaja es que duran muy poco y exigen retoque muy a menudo.

Los labiales que más naturalidad aportan a nuestros labios son los de efecto gloss”. Además de la gran hidratación que proporcionan, su efecto brillo aumenta el volumen de los labios. Son muy versátiles en su aplicación, pudiendo ser una buena opción para corregir la sequedad de los labiales mates.

Recuerda que no hay nada escrito en piedra, elige según la ocasión el labial que mejor cumpla con tus necesidades y tus gustos, para que luzcas siempre con una sonrisa atractiva y sensual.

Fuente: diariofemenino.com, es.wikipedia.org

Dejar respuesta