¿Y ahora que me gradué?

0
314

Cuando estamos cursando estudios universitarios esperamos con ansias el momento de recibirnos como profesionales en el área que elegimos, pero cuando al fin alcanzamos ese logro, entonces puede surgir una nueva duda: ¿ampliamos nuestros conocimientos a través de estudios de cuarto nivel o, por el contrario, nos aventuramos en ese competitivo campo laboral? Algunos ya tienen claro lo que quieren hacer, sin embargo, las circunstancias no son las mismas para todos, por ello es importante contar con una buena asesoría. Aquí te dejamos algunas sugerencias.

Planifica tu futuro. Al elegir la carrera ya estabas planificando tu futuro y, a medida que fuiste avanzando en ella, tuviste una idea más clara de cuáles eran tus intereses y el área en el que querías desempeñarte, pero es importante, además, investigar el campo laboral y las especializaciones que están relacionadas con tu profesión. Debes conocer cuáles son tus fortalezas y qué oportunidades tienes. Toma en cuenta tu capacidad económica, ya que es un factor importante para tomar decisiones más adelante.

Desarrolla otras habilidades. Cuando ya hayas decidido en qué área deseas desempeñarte y hayas examinado el campo laboral, debes revisar si hay algún aspecto en el que requieres más preparación. La página web buscarempleo.es señala: “los expertos aconsejan no limitarse únicamente a la formación universitaria básica o titulación, sino que apuntan que es necesario ampliar las habilidades (o reducir carencias) en materia de idiomas, manejo de programas informáticos o formación complementaria para acceder al mercado de trabajo”.

Evalúa la opción de emigrar. Para muchos egresados resulta difícil desempeñarse profesionalmente en sus propios países, por lo que toman la decisión de buscar oportunidades más allá de sus fronteras. Si este es tu caso, evalúa la situación antes de irte. Debes considerar que realmente sea la mejor opción, recuerda que instalarse en otro país también conlleva una serie de dificultades, valora tu situación personal y los recursos económicos con los que cuentas.

Prueba el mercado laboral. Tarde o temprano tendrás que pisar este terreno. Aun cuando hayas decidido seguir estudios de postgrado, ya que necesitas adquirir experiencia, lo que te permitirá destacar por encima de otros profesionales del área. Si careces de esa experiencia, los expertos aconsejan “maquillar” esa ausencia destacando los puntos fuertes. Un currículum y una buena carta de presentación donde describas cuáles son tus habilidades y fortalezas, si has realizado alguna labor de voluntariado, cursos en el extranjero o cualquier otra actividad que de alguna manera esté implicada con tu desarrollo profesional.

El éxito de tu carrera dependerá en gran medida de la preparación que, desde la universidad, vas adquiriendo, pero no se limita a ella. Es importante trazar metas para saber lo que quieres alcanzar y trabajar para conseguirlo.

Fuente: Buscarempleo.es

No hay comentarios

Dejar respuesta