Llegó el momento de ser padres

0
241

La vida en pareja es difícil pero necesaria y cuando llega el momento de ser padres, nos enfrentamos a muchos sentimientos de incertidumbre y hasta miedos. Pero los tiempos han cambiado y educar a nuestros hijos se puede volver una tarea ardua que al realizarla debemos analizar cada paso.

La nueva generación de parejas comienza a ver sus frutos y con ellos notamos que con tanto avance de tecnología, la educación de nuestros hijos se ha vuelto más práctica pero mucho más necesaria. Por ello, los padres de familia buscan respuestas para saber qué deben hacer frente al comportamiento de los niños. La realidad es que no sabemos por qué esa inseguridad, qué nos puede estar pasando. Todos recordamos como fuimos educados y aprendemos de los errores pasados, entonces la inseguridad parte de este punto.

15 o 20 años atrás las cosas eran un poco diferentes sobre todo porque en esta época, el “coco” moderno de las nuevas generaciones aterra es a los padres. Ya los niños nacen con habilidades que tal vez nosotros no teníamos, pueden tomar decisiones pequeñas, pero que al fin y al cabo son decisiones propias. Lo importante es mantener el equilibrio y controlar un poco más que logren entender las reglas y los límites.

Los padres deben primero entender que los reinados de sus hijos (en el hogar) implican que estos sientan, que desde pequeños son los dueños del mundo. Los padres deben saber bien la diferencia que existe en ofrecer amor y consentir. No se trata de regaños constantes, se trata más bien de entender estas diferencias para enseñarles a ellos la forma más adecuada de llevar sus vidas.

Expertos en educación familiar señalan que los padres deben poner un sello a la crianza para hacer felices a sus hijos creando reglas claras, corrigiendo cuando es necesario, promoviendo el respeto y la independencia, y teniendo paciencia para no imponer.

Recordar siempre que ser padre es difícil pero no imposible ya que esto es ley de vida. No existen manuales ni mandamientos para ejercer este rol, pero tampoco se puede educar de forma moderna con prejuicios y tapujos. Una mezcla de amor y autoridad, ofrecerán reglas y límites que proporcionarán a su hijo entendimiento ante la frustración y el dolor de no tener siempre lo que queremos para que aprendan a vivir y/o convivir con esos otros seres humanos iguales que ellos pero distintos en crianzas.

No hay comentarios

Dejar respuesta