Mueren abrazados luego de 75 años de matrimonio

0
358

Hasta que la muerte los separe y esta sentencia se cumplió al pie de la letra en la vida de Alexander y Jeanette Toczko, quienes luego de una larga vida matrimonial de 75 años murieron en un tierno abrazo con pocas horas de diferencia en una casa hogar para ancianos en San Diego California.

La pareja había manifestado a sus hijos que deseaban morir en brazos el uno del otro, lo cual sucedió pocos días después de haber celebrado su aniversario 75 de bodas.

La pareja se conocía desde los 8 años de edad y contrajeron nupcias el 1940. Alexander sufrió una lesión de cadera que lo dejo inmóvil y Jeanette se dedicó a cuidar de él, aunque ella misma estaba aquejada de diversas dolencias.

La clave de su sólida relación se basaba en la comunicación y cercanía que mantuvieron toda la vida lo que los hacía inseparables.

Según las declaraciones de la enfermera que los atendía su conexión era muy profunda y Alexander fue el primero en morir, al saberlo Jeanette le susurró “Te amo. Espérame, estaré ahí pronto”.

Su hija ahogada por el dolor cobró fuerza para tomar la foto de su último abrazo y compartir su hermosa historia de amor.

Pero este no es único caso, Maxim y Don Simpson. Ambos estaban convalecientes en un hospital, el por una lesión en su cadera y ella aquejada de cáncer, sus familiares decidieron sacarlos del centro y llevarlos a su casa para que pudieran estar juntos.

Maxim murió primero tomada de la mano de Don y el falleció cuando se la llevaron, una de sus nietas dijo sentía en mi corazón que así debían morir mis abuelos luego de 62 años de matrimonio.

Helen y Kanett es otra pareja que murió con una diferencia de 15 horas luego de 70 años de matrimonio. Ella falleció a los 92 años y al día siguiente él murió a sus 91 años.

Según sus familiares eran inseparables y ambos cuidaron el uno del otro sus últimos años cuando enfermaron.

Video:

Imágenes:

23e-0k2-03e 23e90j23e23 e2-0k-23e3290j23e23

 

 

 

e3-0k-203ee20j9j2ee

No hay comentarios

Dejar respuesta