¿Qué hacer cuando el sexo deja de ser un placer y comienza a ser una obligación?

0
856

Muchas personas pasan por una situación realmente incomoda. Se trata del cambio del deseo, por el “deber”, con esto queremos referirnos a aquellas relaciones en donde mantener relaciones sexuales se vuelve una obligación, y no algo propiamente querido. Esta circunstancia ha ocurrido en muchas parejas, y significa una alerta para la relación.

Siempre que una persona es presionada para realizar cualquier actividad, de entrada, se establece una predisposición, pero si se trata de tener sexo, el asunto se torna más complicado, ya que la sintonía y el deseo individual en este caso marcan el sendero de lo amargo o lo dulce… No le digas a tu pareja ¡Hoy te toca!

Cuando la palabra “hazlo” este en el vocabulario de una persona, estamos hablando de una imposición. El tener relaciones sexuales constituye una acción que debe llevarse a cabo por decisión propia, no por obligación de nadie.

Sin embargo, hay mujeres que viven “mal” la pérdida transitoria del deseo. Y aunque exista la comprensión de la pareja, ellas seguirán insistiendo en que algo “falla”. Por lo tanto, vamos a encontrar mujeres que están “programadas para cumplir”, ya que sienten culpa cuando no lo hacen. En el área sexual dicen “sí” a la iniciativa del partenaire por mera responsabilidad

Cuando decidimos estar íntimamente con alguien es porque representa la persona adecuada para nosotros, y la que nos ofrece la confianza suficiente sexualmente. Todo acto o acción emitido hacia esa persona no debe ser obligatorio, todo lo contrario debe salir desde los más profundos deseos. Así pues, suponemos que si te encuentras en una situación parecida a esta, estudies bien el asunto y tomes la mejor de las decisiones.

banner-conquista

El sexo representa el gozo y el deleite que toda pareja íntimamente comparte, y que por ende debe ofrecer la felicidad más plena de parte y parte. Cuando una relación sexual deja de ofrecer placer y se convierte en una “obligación”, quiere decir que la relación va en un sentido negativo, por lo que es momento de que tomes cartas en el asunto.

Conversar con tu pareja es lo principal, exponiéndole cómo te sientes al respecto. Si la situación continua, lo mejor será acudir a un especialista, sexólogo o consejero familiar. No te desesperes que todo tiene solución.

¡Haz del sexo una experiencia agradable!

Fuente: mujeresintimidades, clarin.com.

Dejar respuesta