Casos freak que van de la vida real a la pantalla chica

0
397
pixabay.com

Todas las historias parten desde un referente. Una idea, un pensamiento, una emoción u algo que nos haya impactado de tal manera que nos impulse a escribir para que eso que tenemos en la mente cobre vida y se materialice. Si esto lo enfocamos en las películas o series de terror, buena parte de ella está basada en hechos o personas que existieron en la realidad. American Horror Story: Freak Show forma parte de ellas. La cuarta temporada de la serie que ha tomado relevancia en el mundo televisivo se dedica a los fenómenos de un circo. Pero estos personajes no son producto de la imaginación de los guionistas, si revisamos la historia, encontraremos a varios “freak” reales en los circos.

Manos de tenazas. En 1866 el estado norteamericano de Massachusetts se convirtió en la cuna de Fred Wilson. Este personaje llamó la atención desde que salió del vientre materno ya que sufría de ectrodactilia o síndrome de Karsch-Neugebauer, un trastorno genético que desarrolla una abertura en el medio de las manos y los pies, lo que crea una apariencia de tenazas de langosta.

Tres para correr mejor. Si has visto la serie puede que hayas notado un personaje particular en los créditos. Se trata de una mujer que tiene tres piernas, esta escena puede que tenga que ver con Blanche Dumas, una de las cortesanas más famosas de París. Su fama radicaba en un factor fuera de lo común pues, aparte de tener tres piernas, tenía dos vaginas.

No remojes su barba. Una cantidad considerable de mujeres tienen vellos de más, bien sea por problemas hormonales, factores hereditarios o el padecimiento de algún trastorno como el hirsutismo. Las fotos hacen pensar que esto último era lo que padecía Annie Jones, quien desde los 5 años ya tenía amplias patillas y un bigote que abarcaba buena parte de su cara.

Ceguera mental. En la lista de enfermedades raras por su bajo nivel de frecuencia se encuentra el síndrome de Seckel, una condición que aparece en la etapa de desarrollo del feto y que puede causar múltiples carencias a quien la padece. Así le ocurrió a Minni Woolsey, quien quedó calva, casi ciega y con diversos problemas mentales.

Movilidad sin piernas. El no tener alguno de los miembros inferiores o superiores no es un factor que limite la capacidad de movimiento de las personas. Así lo demostró Eli Bowen, un hombre nacido en Ohio durante 1844. Lo particular de este caso es que Bowen sufría de focomelia, un trastorno que limita el crecimiento de las piernas o los brazos, por lo que era impresionante ver a Bowen realizando piruetas y acrobacias.

Dejar respuesta